Philip Gain
BangladésAshoka Fellow desde 1989

Philip actualmente dirige la Sociedad para el Medio Ambiente y el Desarrollo Humano (SEHD), una organización sin fines de lucro que trabaja en el medio ambiente, el desarrollo y los derechos humanos. Como estrategia para ser eficaz en su trabajo, la organización se dedica a la elaboración de reportajes de investigación y la capacitación de periodistas rurales y profesionales en habilidades de reportaje de investigación. A través de su trabajo, está ayudando a los trabajadores de derechos humanos, los ambientalistas y la prensa demostrando un periodismo de investigación de primera clase en las áreas de medio ambiente y derechos humanos. Los bancos multilaterales de desarrollo (BMD) han sido uno de los principales protagonistas de la investigación dirigida por Philip Gain.

La persona

Philip creció en el pueblo costero de Gopalganj, donde su padre es un pequeño agricultor. Recibió una beca del gobierno que le permitió asistir a la escuela secundaria en Dhaka y, finalmente, completó una maestría en periodismo de la Universidad de Dhaka. Desde entonces ha trabajado en derechos humanos con diferentes organizaciones voluntarias privadas y se convirtió en Director del Consejo Coordinador de Derechos Humanos en 1988. Philip también envía artículos regularmente a periódicos y revistas locales basados en su trabajo de investigación.

La idea nueva

Periodista por elección, Philip ha estado involucrado en temas de derechos humanos desde que comenzó su carrera. Se ha embarcado en varios proyectos de investigación en los últimos años y ahora quiere dar ejemplo a otros posibles activistas de derechos humanos. Planea hacerlo publicando una veintena de informes al año sobre diferentes casos de derechos humanos y capacitando a los principales profesionales y periodistas en investigación y otras habilidades relevantes. Philip quiere ayudar a construir un cuadro sólido de activistas y periodistas de investigación en Bangladesh, de modo que en el futuro, las violaciones de derechos humanos no puedan ocurrir con tanta facilidad o sin provocar una acción de respuesta.

El problema

Bangladesh es un país donde la estructura de poder permite que las violaciones de derechos humanos a menudo pasen desapercibidas. Ciertos grupos son especialmente vulnerables (minorías tribales y religiosas, mujeres) y estas personas generalmente no tienen a nadie que hable en su nombre. La prensa es vigilada cuidadosamente por el gobierno y puede estar sujeta a una censura dura. No es de extrañar que el periodismo de investigación sea prácticamente inexistente en Bangladesh. Cualquier intento de señalar las malas acciones de parte de poderosos funcionarios gubernamentales o élites debe hacerse con extrema discreción y puede poner en peligro la seguridad de un periodista (como ha aprendido el propio Philip).

La estrategia

Philip es muy consciente de los peligros de trabajar en el campo de los derechos humanos y llevar a cabo el tipo de sondeo en profundidad que requiere. Se apega a dos principios en sus escritos para minimizar los riesgos al informar historias delicadas: solo informa hechos, nunca acusaciones, en un estilo muy objetivo y no inflamatorio; y nunca se manifiesta directamente en contra del gobierno, aunque puede criticar explícitamente a un departamento o oficina en particular. Por ejemplo, con un caso en curso en Modhupur, un área forestal a tres horas al norte de Dhaka, los informes de Philip han condenado abiertamente al Departamento Nacional de Silvicultura por promover una plantación de caucho, que en última instancia daña a la población tribal local, el medio ambiente y la economía nacionales, y el estado. El tono es progubernamental, aunque el objetivo es una agencia gubernamental. Mediante este tipo de tácticas, Philip reduce el riesgo de ser identificado como una clara amenaza para el gobierno. A medida que demuestra la eficacia de sus métodos, puede animar enérgicamente a otros a dedicarse también al periodismo de investigación. Planea comenzar sus sesiones formales de capacitación con representantes de las organizaciones miembros del Consejo Coordinador. Serán una audiencia receptiva con la que podrá perfeccionar sus enfoques de formación; el segundo grupo al que apunta es a jóvenes graduados en periodismo prometedores. También planea emplear abogados para comenzar a definir la legislación de derechos humanos para Bangladesh.