Rodolfo López
MéxicoAshoka Fellow desde 1990

Rodolfo López está capacitando a indígenas zapotecas para desarrollar y manejar sus propios recursos forestales en las tierras altas de Oaxaca, México.

La persona

Rodolfo López se formó en administración de empresas en una de las universidades privadas más prestigiosas de México. Sin embargo, desde muy joven decidió dedicar sus habilidades a quienes más las necesitaran. A diferencia de sus contemporáneos que ahora son prósperos empresarios, dejó el norte de México para trabajar en las comunidades indígenas rurales del sureño estado de Oaxaca. Allí ha trabajado en estrecha colaboración con el Departamento Forestal al mismo tiempo que ha desarrollado proyectos forestales comunitarios independientes. Es un hábil negociador y puede pasar fácilmente de la compleja burocracia política de la Ciudad de México a la sociedad basada en mitos de las comunidades zapotecas. Rodolfo fue elegido miembro de Ashoka Fellow en 1989.

La idea nueva

La idea de Rodolfo es ingeniosamente simple: para preservar el bosque, trabaje el bosque. Al ayudar a los indígenas a obtener el control legal de sus bosques, Rodolfo les permite lograr la independencia a través de los ingresos sustanciales que reciben. Además, los indígenas desarrollan un sentido de lo esencial que es para sus intereses preservar el bosque. Sin alternativas prácticas y económicamente productivas como la de Rodolfo, la devastación de las áreas forestales continuará. El control legal, sin embargo, no es suficiente. Si los indígenas no pueden administrar el bosque por sí mismos, los madereros contratados que han talado la mayor parte de México eventualmente recuperarán el control práctico. El trabajo de Rodolfo es ayudar a los indígenas a aprovechar su oportunidad actual. Primero, les ayuda a comprender tanto su oportunidad económica como la importancia de manejar el bosque para un rendimiento sostenido a largo plazo. Luego les ayuda a dominar las habilidades & # 150; forestales, técnicas, financieras y de gestión & # 150; que necesitan para hacerse cargo de verdad. Esta capacitación es una parte integral del proceso actual del día a día. Ya hay 12 empresas forestales propiedad y dirigidas por indígenas zapotecas dentro de UCEFO (La Unión de Comunidades Forestales en el Estado de Oaxaca & # 150; una organización paraguas que Rodolfo creó ). Rodolfo planea multiplicar rápidamente su número.

El problema

México ha perdido más del 95% de su bosque tropical y más de dos tercios de su bosque templado. Existe una necesidad urgente de preservar los bosques restantes. Según estimaciones oficiales, el 80% de la tierra del país está seriamente erosionada. No fue hasta 1982 que se levantaron las restricciones al uso del bosque por parte de las comunidades locales, lo que permitió a las comunidades, en lugar de a las grandes empresas madereras, desarrollar sus propios recursos. Sin embargo, las comunidades locales no están bien equipadas para intentar la transición de la agricultura tradicional de tala y quema. En gran parte sin educación y sin confianza en sí mismos ni habilidades de gestión, necesitan ayuda para establecer sus propias empresas.

La estrategia

En el primer nivel de la estrategia, Rodolfo ha persuadido al Departamento Forestal para que transfiera los derechos de tala y el manejo a las comunidades indígenas de Oaxaca. Tratar con el Departamento y sus diversos sectores requiere una atención constante, tanto para evitar problemas como para abrir un canal posible poderoso para difundir la idea de la ordenación forestal a largo plazo. En segundo lugar, Rodolfo trabaja dentro de las propias comunidades indígenas para establecer sus empresas. Las empresas forestales comunitarias están bien establecidas. Rodolfo espera tener 300 funcionando en Oaxaca dentro de unos años. No solo ayuda a las comunidades a establecer sus empresas, sino que también brinda capacitación en administración y contabilidad. Por primera vez, los indígenas zapotecas no escolarizados están dirigiendo sus propias empresas. Ahora que las actividades forestales están bien encaminadas, Rodolfo está ampliando su área de interés. Quiere que los frutos de esta nueva independencia económica se vuelvan a canalizar hacia las propias comunidades forestales. Ahora se concentra en ayudar a la población rural a organizar la instalación de agua potable y electricidad y la construcción de escuelas y carreteras. Finalmente, consciente de que los recursos forestales son limitados y deben ser desarrollados de manera racional y mesurada, Rodolfo está impulsando la introducción de actividades económicas no forestales como el cultivo de hortalizas y frutas. Durante los próximos años, Rodolfo y UCEFO tendrán que concentrarse mucho en aumentar la eficiencia de su silvicultura. México se está abriendo rápidamente a la economía mundial; los aranceles promedio han caído del 50 al 20 por ciento en solo unos pocos años. Si, como parece probable, México se une a Canadá y Estados Unidos en un tratado de libre comercio, tendrá que competir con los troncos de bajo costo del norte de su frontera.