Lourdes Angulo Salazar
MéxicoCentro de Apoyo para el Movimiento Popular de Occidente (CAMPO)
Ashoka Fellow desde 1990

Lourdes está ayudando a las mujeres rurales, uno de los grupos más presionados y menos ayudados de México, a tomar conciencia, organizarse y brindar liderazgo, inicialmente en lo que respecta a la salud, pero finalmente de manera más general.

La persona

Lourdes es una psicóloga que, desde que era estudiante, se ha esforzado por comprender y servir a la mayoría de los mexicanos menos afortunados. Como estudiante y en los años posteriores a la graduación trabajó sucesivamente con presos, grupos indígenas, pobres urbanos, alcohólicos, enfermos mentales y mujeres. También trabajó y observó los enfoques de varios grupos diferentes que buscaban servir a estas comunidades. Después de graduarse, finalmente comenzó a trabajar con un equipo universitario que tenía como propósito tanto el avance rural como brindar a la universidad una ventana que le permitiera hacer más relevante su labor académica. Sin embargo, descubrió, en primer lugar, que la inercia institucional de la universidad creaba un terreno muy poco fértil para los consejos del joven equipo que trabajaba lejos del campus. En segundo lugar, desarrolló sus propias ideas, bastante independientes, de cómo abordar el trabajo. Aunque se había comprometido como líder del equipo de la universidad, sentía cada vez más que estaría mejor persiguiendo sus propias ideas y que estaba dispuesta a hacerlo. Elegida para Ashoka, está desarrollando aún más su enfoque y, cada vez más, lo está difundiendo mucho más allá del inicial para las comunidades donde comenzó su trabajo al resto del estado y, cada vez más, más allá.

La idea nueva

Lourdes está llamando la atención y brindando soluciones prácticas para los graves problemas de salud y educación que enfrentan las mujeres en las zonas rurales de México. Importante en sí mismo, este trabajo es también una vía que permite a las mujeres desarrollar la confianza en sí mismas y la capacidad de generar ingresos que a su vez les permite asumir roles mucho más amplios e influyentes en la sociedad rural y sus organizaciones, tradicionalmente un área casi abandonada. enteramente al liderazgo masculino. Lourdes, que trabaja en las zonas rurales del estado de Jalisco, muy pronto después de ingresar a una comunidad, anima a las madres a formar un comité de salud del pueblo. Otros, incluidos los hombres, son bienvenidos; y los grupos trabajan con cualquier otro grupo comunitario que exista. Las mujeres no pueden aprender a participar por igual, y mucho menos a liderar, de forma aislada. Sin embargo, la atención se centra en ayudar a las mujeres a desarrollarse. Ella ayuda al grupo a obtener una capacitación básica amplia que incluye alfabetización, nutrición y atención médica preventiva y curativa de base amplia. Este conocimiento no solo les da una agenda importante y convincente, sino que les da un sentido de confianza en sí mismos con el que tomar la iniciativa. Ella fortalece aún más esta confianza al alentar a las mujeres más exitosas a avanzar para capacitar a otras mujeres, tanto dentro como fuera de su propia comunidad. Este proceso fortalece a los mensajeros tanto como ayuda a aquellos a quienes llegan. Lourdes es muy consciente de la necesidad de promover una mayor conciencia del problema de la mujer. Para ello está levantando una red regional de agrupaciones de mujeres en los estados vecinos de Colima, Jalisco y Michoacán, que ofrecerán capacitaciones específicas a nivel local y conferencias y seminarios más generales a nivel regional y nacional. Los diversos aspectos que se refuerzan mutuamente de este enfoque, piensa ella, juntos pueden superar siglos en los que las mujeres han sido relegadas a roles secundarios y se espera que permanezcan en silencio. Su programa parece centrarse en la salud y la educación de adultos, pero su objetivo final es dar a las mujeres rurales una voz y un lugar equitativo en el liderazgo comunitario.

El problema

Las feministas en México tienen un fuerte sesgo urbano. Y aunque durante la última década el movimiento de mujeres ha pasado de ser una élite mayoritariamente de clase media con educación universitaria a acoger una base más amplia de organizaciones de mujeres, estas siguen estando ubicadas principalmente en los grandes centros industriales. Los programas para y por mujeres rurales tienden a ser pocos y espaciados. Sin embargo, en muchos sentidos, la situación de las mujeres rurales en México es mucho más crítica que la que enfrentan sus contrapartes urbanas. La crisis económica de México ha golpeado con más fuerza al campo, y el éxodo masivo de hombres que van tanto a las ciudades como al otro lado de la frontera para encontrar trabajo ha dejado a las mujeres responsables de todo en las aldeas, ya sea la agricultura, el mantenimiento o la crianza de los hijos. Los efectos de esta situación sobre la salud materna e infantil son alarmantes. Para tomar solo el caso de la desnutrición infantil: en las ciudades alrededor del 60% de los niños presentan algún grado de desnutrición. Esto se eleva a entre el 80 y el 90% en las zonas rurales, según la región. Esto, a su vez, afecta críticamente la salud de la madre. La salud (y educación) de los niños no sufre menos. A pesar de esta situación, el servicio de salud estatal no establece disposiciones específicas para la salud de la mujer. Muy pocas de las organizaciones no gubernamentales, ya sea del sector de la salud o las que se ocupan de los problemas rurales, tampoco lo hacen. El programa de Lourdes proporcionará un modelo para el desarrollo de un servicio de salud para las mujeres rurales, al mismo tiempo que capacita y alienta a las mujeres a romper con sus roles tradicionalmente subordinados.

La estrategia

La estrategia de Lourdes es unir a las mujeres mediante la formación de comités de salud para que luego pueda incorporarlas a un movimiento de mujeres regional y nacional más amplio. Aunque inicialmente siguió una estrategia de establecer grupos de salud enfocados en curar enfermedades específicas, pronto se dio cuenta de las limitaciones de tal enfoque. Posteriormente avanzó hacia una estrategia de atención preventiva en salud y se concentró en capacitar a las mujeres para capacitar a otras, evitando así la clásica dependencia que tiende a desarrollarse en los proyectos de salud rural hacia el asesor externo. Trabaja con mujeres en diferentes niveles. En un nivel, busca fortalecer un equipo de 'líderes naturales' dándoles las herramientas para analizar y explicar problemas a otras mujeres para que puedan servir como líderes organizadas. Al mismo tiempo que les está brindando ese liderazgo, también les está enseñando sobre cooperación, salud, nutrición y tecnologías alternativas para que a su vez puedan transmitir este conocimiento a los grupos más pequeños que organizan. En otro nivel, trabaja para ampliar la red de grupos de mujeres organizando reuniones e intercambios comenzando a nivel local y construyendo el nivel regional y más allá. En este nivel, está decidida a lograr la independencia de estos grupos de asesores externos o de finanzas externas. Una característica fundamental de su estrategia es la organización de brigadas de mujeres para ir a otras comunidades. Estas mujeres van y hablan con mujeres de diferentes pueblos, las animan a crear sus propios comités de salud. Finalmente, a nivel regional reúne a diversas organizaciones de mujeres para reflexionar e intercambiar sus diferentes experiencias con los diferentes aspectos de la salud comunitaria, el trabajo de desarrollo y la problemática de la mujer.