Maria da Graça Mendes de Abreu
BrasilAshoka Fellow desde 1990

María Mendes Abreu, después de años de estudiar literatura infantil y enseñar en la escuela primaria, está atacando las raíces del analfabetismo al capacitar a los maestros para que vean las tareas de leer y escribir con los ojos de los niños.

La persona

Nacida en Portugal en 1942, María recibió formación de grado y posgrado en lenguas y teoría literaria en la Pontificia Universidad Católica (PUC) de Sao Paulo. Desde 1966 imparte regularmente clases de portugués, teoría literaria y literatura brasileña e infantil en la PUC. Profundamente interesada en la educación primaria, comenzó a coordinar cursos de formación docente en el sistema público de Sao Paulo a mediados de la década de 1970, centrándose especialmente en lectura y lenguaje. Ha publicado numerosos artículos sobre educación primaria y ha escrito y traducido varios libros para niños.

La idea nueva

Según María, muchos niños brasileños no saben leer o disfrutar de los libros porque la mayoría de los maestros no saben cómo hacer que la palabra escrita cobre vida para sus alumnos. Para abordar el problema, María ha diseñado una metodología simple pero innovadora para la reeducación del maestro llamada rever (que significa "mirar o ver de nuevo"). La metodología capacita a los educadores para que enseñen a leer utilizando lenguaje, lógica y símbolos que sus alumnos puedan comprender fácilmente. El resultado es que tanto los estudiantes como los profesores adquieren un nuevo entusiasmo por la tarea y se vuelven lectores más competentes, creativos y críticos en el proceso.

El problema

¿Por qué satisfacer una necesidad tan básica constituye una innovación en Brasil? Para entender, hay que mirar el sistema educativo del país. Aunque la asistencia a la escuela se ha disparado en las últimas tres décadas, casi el 26 por ciento de los brasileños aún son analfabetos. De cada mil niños que comienzan la primaria, sólo 107 terminan y cada año 600 mil brasileños llegan a los 15 años sin saber leer ni escribir, varios factores explican esta catástrofe. Por un lado, el gobierno brasileño gasta solo el 5 por ciento del presupuesto federal en educación. Los niños pobres asisten a escuelas primarias que carecen de fondos, materiales y maestros calificados, y los administradores a menudo acortan la jornada escolar para adaptarse a varios turnos de estudiantes. En consecuencia, muchos estudiantes pasan por el sistema sin aprender los conceptos básicos y las tasas de deserción y repetición son astronómicamente altas. Otro factor es la mala calidad de los programas de formación docente. Aquellos que estudian para ser profesores obtienen muy poca experiencia en la enseñanza práctica; la formación es principalmente teórica. Sólo cuando entran al aula por primera vez, dice María, estos jóvenes educadores se dan cuenta de que nunca han aprendido a enseñar. En lugar de intentar involucrar a los niños en los libros, los maestros hacen que los estudiantes repitan o memoricen hechos sin explicar su significado. Irónicamente, la sociedad culpa al estudiante por su incapacidad de alfabetizar. Sin embargo, María cree que "el problema no está en el alumno, sino en el maestro".

La estrategia

María está introduciendo rever en el sistema de escuelas públicas de Sao Paulo a través de talleres de reeducación de tres días para maestros de preescolar y primaria de la ciudad. En conjunto con la Secretaría de Cultura del estado, María ha capacitado a un equipo de cinco miembros para ayudarla a impartir estos talleres. El objetivo principal de los talleres de lectura es ayudar a los maestros a aprovechar al máximo incluso el texto más simple. Aprenden a leer expresivamente, extraer palabras clave, hablar sobre secuencia y cronología y ayudar a los estudiantes a hablar, escribir y dibujar sobre un libro después de leerlo. También aprenden cómo corregir a los niños sin inhibirlos y cómo determinar si los niños han entendido lo que han leído. Finalmente, los talleres muestran a los maestros cómo crear materiales didácticos utilizando materiales de bajo costo y fácilmente disponibles como periódicos y revistas. La filosofía detrás de estas técnicas es simple. "Ayudamos a los maestros a encontrar al niño en ellos mismos", dice María. No es sorprendente que llevar a los niños a los talleres diariamente para probar la metodología ayude a demostrar su eficacia a los participantes. “Los niños son los que dan credibilidad al proyecto”, dice. El último día del taller, los participantes deben preparar sus propios textos de lectura y presentarlos a sus alumnos durante el mes siguiente. Los líderes del taller acompañan a los maestros en sus aulas para observar las técnicas en acción. Luego, los maestros regresan para una sesión final de seguimiento en la que evalúan los problemas y experiencias con María y los líderes del taller. Finalmente, María quiere ver a los 4,000 maestros de primero a cuarto grado de Sao Paulo que se sometan a los talleres de reeducación. Para que esto suceda, planea pasar un año capacitando a un núcleo de "multiplicadores" para impartir los talleres que, a su vez, capacitarán a más multiplicadores. Llegar a todo el sistema escolar público es un objetivo ambicioso, pero no poco realista considerando la reputación de María entre sus colegas y el fuerte apoyo que ha obtenido del Departamento de Educación de la ciudad. Una vez que haya cambiado el sistema escolar de Sao Paulo, a María le gustaría llevar el programa a ciudades de todo Brasil.