Silvia Maria Carvalho
BrasilAshoka Fellow desde 1986

Silvia dedica su trabajo a la formación de profesores y otros actores de la educación pública en las escuelas primarias de educación infantil. Con su trabajo en el Instituto Avisa Lá construyó un sistema continuo de formación docente vinculado al aprendizaje de los estudiantes.

La persona

Mientras trabajaban para resolver sus problemas inmediatos en las guarderías existentes, Lenira y Silvia desarrollaron gradualmente una crítica sistemática del patrón actual de servicio. A partir de esto, desarrollaron un enfoque alternativo práctico, demostrado concretamente y de gran éxito. Este modelo alternativo se está volviendo cada vez más popular. Ya se ha extendido a otras cinco guarderías de la región. El proceso de aprendizaje no siempre fue fácil. Por ejemplo, aproximadamente seis meses después de que comenzaron a involucrar a los padres del área en las actividades del centro, Lenira y Silvia tuvieron que enfrentar conflictos entre el personal, que generalmente se veía a sí misma y actuaba como madre sustituta, y padres resentidos. Respondieron redefiniendo el rol del personal más sobre el modelo de un educador profesional. El cambio tomó meses e implicó una gran cantidad de enfado del personal. Esta fue solo una de las vertientes de un proceso de aprendizaje de varios años que les dio a Lenira y Silvia la comprensión práctica profunda que ahora sustenta su visión más generalizada y un campo objetivo mucho más amplio. Estos años, acompañados de un proceso paralelo de formulación conceptual y superación profesional, constituyeron los años de & quot; aprendizaje & quot; que los preparen para el & quot; despegue & quot; tener un gran impacto ahora.

La idea nueva

Silvia Carvalho está en medio de lanzar un esfuerzo nacional para introducir una guardería profesional innovadora, moderna y en Brasil. Basándose en su considerable experiencia en el campo, ha desarrollado nuevos enfoques prácticos que funcionan. En el proceso, está redefiniendo la guardería, actualizándola de "niñera" a un servicio integral de educación, nutrición y salud. Ella espera transformar las guarderías de un "vertedero" para niños pobres a instituciones respetables atendidas no por "madres sustitutas", sino por profesionales que trabajan y respetan tanto a las familias como a los niños.

El problema

Cuando todos los adultos de una familia deben trabajar, especialmente en la extensión común de muchas de las ciudades de Brasil, el cuidado diurno para sus hijos se convierte en una necesidad. Esto es especialmente cierto para los pobres. En Brasil, sin embargo, la guardería es poco común y generalmente es una forma de "alivio" en lugar de la educación preescolar. Históricamente, la mayoría de los centros, especialmente los apoyados a nivel municipal y estatal, fueron diseñados para brindar servicios de socorro a niños de familias pobres donde son características la mala salud, la desnutrición aguda y la incapacidad de una madre trabajadora para brindar una atención mínima. Esta historia condujo a un patrón que paralizó la aparición de servicios preescolares modernos orientados al desarrollo infantil. La idea del socorro de emergencia fácilmente connotaba críticas a los padres y parecía justificar su exclusión de participar en las actividades del centro. Los centros, en busca de personal que sustituyera a las madres, buscaron mujeres, preferiblemente madres, en lugar de requerir una formación profesional para la atención. La guardería asumió el estigma de un programa de asistencia social para las familias menos capaces que los padres buenos (y ciertamente de clase media) no necesitarían. Tanto Lenira como Silvia tienen una amplia experiencia trabajando con guarderías en el estado de Sao Paulo. Lenira es una psicóloga que dirige un centro en un suburbio pobre durante más de cinco años. Silvia supervisó 25 centros municipales. Ambos luchaban a diario con problemas que iban desde un alto ausentismo hasta conflictos entre padres y personal; en resumen, problemas que se sumaban a que los niños obtenían pocos beneficios para el desarrollo de sus diez horas diarias en los centros.

La estrategia

A partir de esta experiencia, uno de los principios fundamentales de Lenira y Silvia es que el trabajo preescolar debe transformarse en una empresa profesional. Lenira y Silvia han establecido la profesión en el desarrollo infantil temprano como una opción de carrera atractiva, una que se respeta a sí misma y se respeta. Su desarrollo y marco definido por la profesión está aportando una serie de beneficios que se refuerzan mutuamente. Cambiar la definición de funciones del personal ha mejorado el trabajo y ha mejorado la autoestima. A medida que la competencia antigua y bastante negativa entre el personal y los padres ha disminuido, la participación de los padres ha aumentado, aprovechando así los esfuerzos del personal. Un personal más profesional asume más responsabilidad e iniciativa. Junto con una mayor participación de los padres, esto conduce a más ideas nuevas, mayor experimentación y cambios efectivos. Lenira y Silvia, cada vez más respaldadas por centros que se han convertido en motores de cambio, están introduciendo una serie de enfoques específicos nuevos o adaptados en los programas de los centros a los que ayudan. Éstas incluyen: * Las discusiones que comenzaron en las reuniones de personal de su centro modelo llevaron a una & quot; programación doble & quot; (dos turnos de 6 horas repartidos entre los padres y las jornadas laborales de 10 a 12 horas), un enfoque que ahora se está extendiendo por toda la región. * Han experimentado con la adaptación de modelos de centros más descentralizados (tanto organizativamente como físicamente). Mientras que en el entorno tradicional se asignaba un grupo de niños a un trabajador (sustituto de la madre), ahora los niños pueden moverse entre las salas de interés, cada una con su propio personal y un conjunto apropiado de juguetes, arte y materiales relacionados. Los trabajadores (educadores) & quot; puertas abiertas & quot; y los niños tienen opciones y una gama más amplia de contactos. Habiendo demostrado que tales innovaciones pueden funcionar, Lenira y Silvia dejaron sus trabajos para crear & quot; Crecheplan & quot ;, trayendo consigo a varios otros profesionales de la guardería. Crecheplan es una organización sin fines de lucro que ofrece consultoría en guarderías, trabajo de divulgación y cursos de capacitación. Crecheplan inició su primer curso de formación en 1987, unos meses después de que Lenira y Silvia recibieran su beca Ashoka. Sus cursos están dirigidos a profesionales de organizaciones de cuidado diurno estatales, municipales, eclesiásticas e industriales. Sus primeros cursos han tenido un gran éxito: ahora tienen una larga lista de espera para las próximas ofertas. Una de las actividades importantes de Crecheplan es la & quot; asistencia gratuita & quot; programa para guarderías infantiles gestionadas por la comunidad. Este trabajo generalmente involucra una amplia gama de actividades de cuidado diurno que incluyen: capacitación del personal, diseño de la distribución física, desarrollo de actividades creativas y educativas adaptadas a los niños e incluso el desarrollo de menús nutricionales de temporada basados en la disponibilidad de cultivos económicos cultivados localmente. Esta asistencia directa de capacitación y consultoría ayuda a Lenira y Silvia a desarrollar aún más sus ideas, construir un núcleo de aliados profesionales y comenzar un proceso de difusión. Para tener el gran impacto que quieren y que es claramente necesario, Lenira y Sylvia saben que deben llegar a una audiencia más amplia. Lo están haciendo de varias formas. Quizás el más inmediatamente importante sea a través del movimiento de mujeres. Han ganado el apoyo y el respaldo de varios de los líderes clave del movimiento en todo Brasil. El Consejo Nacional de Derechos de la Mujer, una organización coordinadora de grupos de mujeres, por ejemplo, acordó recientemente distribuir materiales de Crecheplan a nivel nacional. Silvia y Lenira también han estado activas en la red Ashoka. Sonia Correia, educadora y miembro del Panel de Selección, los invitó a Recife para dar conferencias y talleres con el Grupo de Escuelas Comunitarias que representa a 48 escuelas del vecindario. Y Emilio Eigenheer, becario de Ashoka en Río, ha solicitado su ayuda para organizar redes de guarderías como parte de su trabajo.

Silvia Maria CarvalhoSilvia Maria Carvalho