Laurie Nathan
SudáfricaAshoka Fellow desde 1991

Laurie Nathan, a través de la recopilación y difusión de información especializada a tantos tomadores de decisiones clave como sea posible, está construyendo un centro que buscará dar forma al papel que la policía y el ejército jugarán en el futuro de Sudáfrica.

La persona

Laurie ha estado involucrado activamente en la lucha contra el apartheid desde que asistió a la Universidad de Ciudad del Cabo (UCT) a fines de la década de 1970, donde completó sus títulos en ciencias empresariales y derecho, seguido de una maestría en filosofía en la Escuela de Estudios para la Paz de la Universidad de Bradford. Fue presidente del Consejo Representativo de Estudiantes de la UCT y secretario general de la Unión Nacional de Estudiantes de Sudáfrica, no racial. También fue miembro fundador y durante dos años organizador nacional de la Campaña End Conscription (ECC) que se opuso al sistema de servicio militar obligatorio para hombres blancos. En 1988, el ECC fue prohibido y Laurie pasó dos años evadiendo el arresto; más tarde se enteró de que había sido uno de los objetivos de asesinato por parte del escuadrón de asalto de la SADF. Laurie es autora de Out of Step: War Resistance in South Africa y coeditora del Dr. Jacky Cock of War and Society: The Militarization of South Africa.

La idea nueva

Imagine una fuerza policial que sirva a todos los sudafricanos de manera eficiente y justa, independientemente de su origen étnico y creencias políticas, y que rinda cuentas tanto a nivel parlamentario como de base. Imagine una fuerza de defensa que esté armada a la defensiva y que sirva a un acuerdo de seguridad regional del sur de África basado en la cooperación, no en la confrontación, y que opere con un presupuesto menor que el sistema actual. Esta es la visión del Proyecto de Paz y Seguridad (POPS), un programa que Laurie Nathan inició en 1991 para proporcionar una fuente confiable de experiencia e ideas en estas áreas poco entendidas, complejas y bastante críticas para todos los involucrados en el esfuerzo de construir una nueva Sudáfrica. Donde los activistas de derechos humanos y académicos solían dedicar su tiempo a condenar a la policía y las fuerzas de defensa, Laurie está a la vanguardia de un esfuerzo más útil para construir alternativas prácticas. El método de Laurie implica una cuidadosa investigación institucional y de políticas, y un compromiso sistemático para generar confianza con todos los actores clave en los posibles gobiernos presentes y futuros, así como con los establecimientos policiales y militares. En el actual período de transición, el proyecto actúa como consultor de varios partidos políticos sobre la reorientación de las fuerzas de seguridad y busca estimular la conciencia pública y el debate en torno a este tema.

El problema

Para que Sudáfrica emerja y siga siendo democrática, para que se convierta en una sociedad civil de igualdad ante la ley, debe tener fuerzas de seguridad que sean eficaces, plenamente responsables, comprometidas con la ley y de confianza. Dadas las varias generaciones durante las cuales la Policía Sudafricana (SAP) y la Fuerza de Defensa Sudafricana (SADF) han sido los responsables cotidianos de la desigualdad, han recurrido a medios muy duros y a veces ilegales, y se han aislado cada vez más de Para el resto de la sociedad, los cambios profundos son esenciales para que estas fuerzas se conviertan en contribuyentes, no en amenazas, a la nueva Sudáfrica que ahora se está construyendo con tanta esperanza. Estas fuerzas de seguridad han tenido el trabajo de hacer cumplir el apartheid y defender el gobierno de las minorías de cualquier desafío. En sus esfuerzos por mantener a raya a los movimientos de liberación y reprimir la disidencia popular, el estado ha recurrido a la intimidación, la prohibición, la detención, la tortura, el asesinato y el sabotaje, así como a la fuerza bruta contra las concentraciones y manifestaciones políticas. En el proceso, la policía y el ejército han adquirido una reputación desagradable en el país y en el extranjero, la mayoría de los ciudadanos los considera totalmente ilegítimos y se han convertido en un blanco atractivo para los ataques. El efecto en las comunidades mayoritarias ha sido terrible. Sin seguridad, sin mecanismos legítimos de resolución de disputas y, según se informa, con el fomento de los conflictos con una "tercera fuerza", el miedo ha florecido. Este papel tampoco ha sido saludable para las fuerzas. Han llegado a temer cada vez más a la mayoría negra del país. Ellos y sus familias se han retirado a enclaves protegidos y amurallados. Han desarrollado las características de los residentes del gueto y están tan aislados como los residentes de cualquier municipio negro. Y, de hecho, son ampliamente temidos y odiados por la mayoría de los sudafricanos. La policía y el ejército, y especialmente muchos de sus oficiales superiores, no están preparados para los cambios actuales. No es probable que se reforme en absoluto y mucho menos para realizar los cambios fundamentales que sean necesarios. Si no definen la agenda, ¿quién más es capaz de hacerlo? Estos son, después de todo, campos sofisticados y poco entendidos.

La estrategia

Para influir en las políticas policiales y de defensa en Sudáfrica, Laurie cree que debe: - Investigar cuidadosamente las realidades de Sudáfrica y la experiencia de otras sociedades para ayudar a desarrollar propuestas de reforma sensatas; - Establecer vínculos y obtener el apoyo de reconocidos expertos internacionales en estos campos; - Construir una red de analistas y activistas de ideas afines que trabajen en estos campos en Sudáfrica y comenzar colaboraciones cuidadosamente seleccionadas; - Difundir y probar propuestas de políticas enviándolas a la prensa, publicaciones políticas y foros de base; e - Presentar estas propuestas a intelectuales e instituciones importantes, que van desde el gobierno a través de varias partes de los servicios de seguridad hasta el Congreso Nacional Africano (ANC), el posible gobierno futuro más probable. El Proyecto de Paz y Seguridad de Laurie persiguió todos estos objetivos en 1991. Su comprensión madura del tema se refleja en el creciente número de artículos que está publicando. Aparecen tanto en la prensa local como internacional, en periódicos populares y en revistas técnicas. Laurie también estableció vínculos con estudios estratégicos y institutos de estudios sobre la paz en el extranjero, así como con oficiales superiores de policía y militares. Además, jugó un papel decisivo en la formación del Grupo de Investigación Militar y la Red de Policía Progresista. Ambas iniciativas reúnen a activistas e investigadores que trabajan con el mismo fin. Lo más importante es que se encargó al proyecto que realizara documentos informativos para el Congreso Nacional Africano, su brazo armado "Umkhonto we Sizwe", el Partido Demócrata y el Consejo de Iglesias de Sudáfrica. También fue consultado en varias ocasiones por altos funcionarios gubernamentales y de seguridad. Un testimonio de la efectividad del POPS fue que después del primer año de su existencia no pudo atender todas las solicitudes que le hacían los grupos políticos. Por lo tanto, Laurie tiene la intención de ampliar la capacidad del proyecto en 1992 contratando personal investigador adicional.