José Ignacio Pérez Palma
MéxicoAshoka Fellow desde 1991

José Pérez Palma, ex gerente de un banco de crédito del gobierno, está ayudando a los microindustriales pobres a organizarse para desempeñar un papel más importante y competitivo en la economía de México. Ha comenzado con los productores de alfarería del estado de Morelos.

La persona

José, contador de profesión, ha triunfado como empresario empresarial. Fundó su propia fábrica de cepillos, que exportó con éxito a Estados Unidos, y la vendió tres años después a otra empresa. José también aporta a su nuevo rol la experiencia como organizador ciudadano y como banquero. Como director de la Cruz Roja en el estado de Morelos, José encabezó una campaña de recaudación de fondos para establecer la primera unidad de terapia intensiva de Cuernavaca. Después de eso, pasó 12 años como gerente de NAFINSA, el banco nacional de desarrollo responsable de otorgar crédito para el desarrollo industrial de México. Esta experiencia no solo le enseñó las habilidades de los banqueros, sino que también lo hizo consciente de la incapacidad de los bancos para atender a los pequeños productores del país. Originario de la Ciudad de México, José ha vivido en Cuernavaca, Morelos, durante 20 años. Su genuina preocupación y amplio conocimiento de los problemas económicos de México y sus causas estructurales finalmente lo llevó a iniciar esta nueva etapa de su vida al iniciar la Unión de Productores de Cerámica de Morelos.

La idea nueva

José ve a la microempresa como un aspecto subdesarrollado pero potencialmente importante de la economía de México. Atribuye su subdesarrollo a una paradoja: los más necesitados de asesoramiento y servicios 'familias pobres y microempresas' son los que menos pueden pagar por ello. Heridos por la falta de acceso al crédito y la información, y por otras ineficiencias en su planificación, investigación, producción y comercialización, estos pequeños productores luchan por mantenerse a flote. José está desarrollando un nuevo modelo que rompe este ciclo frustrante. Primero, ha formado una unión de más de 4,000 productores de cerámica en el estado de Morelos. Luego, José y el sindicato brindan a los alfareros capacitación económica especializada, que va desde el control de la producción hasta los impuestos y una serie de ventajas económicas de escala que disfrutan las empresas más grandes, como compras a granel, mejor apalancamiento crediticio y mejores oportunidades de exportación. con cuotas de membresía, costos que son más que compensados por costos de materiales reducidos y mayores ventas para los miembros. José ahora quiere aplicar este modelo a otras microempresas en todo México.

El problema

Los bancos de desarrollo y las instituciones de crédito en México que tratan de apoyar a las pequeñas empresas tienden a pasar por alto un segmento vasto pero económicamente débil de ese grupo: las microempresas. Los microindustriales generalmente no pueden obtener individualmente la garantía que buscan los bancos convencionales o exponer sus casos lo suficientemente bien como para inspirar la confianza de los bancos. Las microindustrias parecen más difíciles de entender y más riesgosas para los banqueros que las unidades más grandes, es decir, requieren más tiempo (caro) de los banqueros pero, en última instancia, solo producen pequeños acuerdos que no pueden compensar estos costos. Estas barreras institucionales y económicas a menudo se ven agravadas por la falta de comprensión y comunicación entre clases. Obtener un acceso competitivo al crédito no es el único problema que debe enfrentar una pequeña empresa familiar. Estas empresas no tienen a nadie libre para investigar las tecnologías rápidamente cambiantes que podrían cambiar su economía, o la de sus competidores. Ciertamente, no pueden hacer su propia investigación. Tampoco tienen un acceso fácil y asequible a la información sobre otros cambios que puedan estar ocurriendo en sus mercados. Su desventaja competitiva no se limita a la información y la tecnología. Es difícil para las masas de pequeños productores ganar poder adquisitivo o de mercado, y debido a que la mayoría no está constituida formalmente como empresas, no pueden participar en muchos programas gubernamentales de crédito y otros programas de apoyo. Esta falta de definición legal también plantea una serie de otros posibles peligros, que van desde demandas de sobornos hasta responsabilidad personal.

La estrategia

Desde su perspectiva como gerente de crédito, José vio que los microindustriales como los alfareros necesitaban organizarse para promover sus intereses mutuos. En lugar de verse unos a otros como competidores, necesitaban verse a sí mismos como un nicho especial en el mercado de consumo que necesitaba promoción y una mejor organización. Para catalizar este proceso, José estableció un programa de capacitación gratuito para representantes de 20 empresas cerámicas en Morelos, a muchos de los cuales conocía desde sus días de gerencia. Estos seminarios semanales, algunos dirigidos por amigos profesionales de José, no solo proporcionaron información beneficiosa sobre temas como impuestos y crédito, sino que también iluminaron las ventajas de convertir el foro educativo en una organización. Los representantes vieron los beneficios de un futuro común y fundaron la Unión de Productores de Cerámica en el estado de Morelos. El sindicato se expandió rápidamente en membresía y ahora aborda muchas de las necesidades del alfarero comercial, tales como: nueva tecnología y soporte técnico, compra común de materias primas, negociación de crédito, comercialización para exportación, creación de puntos de venta minorista para la venta de productos, contabilidad y apoyo legal, servicios de derivación laboral y capacitación. El sindicato elige un órgano ejecutivo de toma de decisiones que gestiona y desarrolla aún más el sindicato. José insiste en no convertirse en miembro, sintiendo que los productores deben ejercer un control total sobre su futuro. José también desea seguir siendo independiente para poder desempeñar el papel de catalizador en ayudar a que surjan otras organizaciones microindustriales en México.