Martha Heredia
Méxicohttps://We do not no have
Ashoka Fellow desde 1991

Marta Heredia, directora de atletismo de la Universidad Nacional Autónoma de México, a pesar de ser parapléjica, ahora planea cambiar su considerable energía para demostrar un enfoque económico para ayudar a otras víctimas de lesiones de la médula espinal a recuperarse y reintegrarse útilmente a la sociedad.

La persona

Marta Heredia es psicóloga y ella misma quedó discapacitada como resultado de la polio a la edad de dos años. Sin embargo, como dijo uno de los miembros del panel, "tiene cinco veces más energía que la persona promedio sin restricciones físicas". Prueba de ello es su trayectoria personal: ha sido presidenta de la Asociación Nacional de Deportes en Silla de Ruedas desde 1981. Actualmente es directora de deportes de la Universidad Nacional de México, y fue pionera en la creación de la Asociación Universitaria para eliminar barreras arquitectónicas.

La idea nueva

La mayoría de las 600.000 víctimas de lesiones de la médula espinal en México no reciben la asistencia médica, de rehabilitación y de reintegración, y mucho menos la ayuda psicológica que necesitan estas personas gravemente heridas. Cuando sus vidas (y las de sus familias) sufren repentinamente daños a largo plazo y dramáticos, generalmente después de un accidente, México prácticamente no tiene capacidad especializada para ayudar. Marta propone remediar esta situación demostrando nuevas formas económicas de proporcionar la ayuda sustancial y sostenida que necesitan estas personas. Reconociendo que nunca habrá suficientes profesionales médicos, psicológicos y terapeutas capacitados que los modelos de atención actuales requerirían para tratar a tantas víctimas, incluso si se pudieran encontrar las grandes cantidades de dinero necesarias para pagarlas a todas, está buscando otros recursos. Estos son principalmente: (a) las familias de las víctimas y (b) una nueva clase de paraprofesionales que ella propone reclutar de aproximadamente un tercio de las víctimas en recuperación con el temperamento necesario. Por lo tanto, capacitar a los ex pacientes para que sean terapeutas los ayuda a recuperarse. Además, Marta siente que son las personas más capacitadas para comprender y atender las necesidades emocionales de los golpeados por este trauma, porque ellos también lo han vivido. La primera base de Marta será una simple clínica. Alrededor de este centro, ella tejerá una combinación de atención médica curativa, fisioterapia y ayuda psicológica y emocional. Espera demostrar que esa ayuda integral, ofrecida a la víctima y su familia con prontitud, (a) funciona y (b) puede ser asequible.

El problema

La Cruz Roja informa que unas 19.000 personas al año sufren lesiones de columna en México, la mayoría como resultado de accidentes automovilísticos. En la Ciudad de México, una de cada nueve personas está discapacitada y aproximadamente el 15 por ciento de ese total son víctimas de ruptura de la médula espinal. En total, aproximadamente 600,000 mexicanos han quedado discapacitados por el resto de sus vidas por estos accidentes. Por lo general, llevan vidas frustradas y dependientes. En gran parte fuera de la vista, permanecen en cuartos traseros, comúnmente enojados, manipuladores y dañinos para la estabilidad y la salud psicológica de su familia tanto como para sus finanzas. El sistema de salud de México casi no está preparado para enfrentar este vasto problema. Los centros de rehabilitación física limitados que existen tienen que hacer frente a todas las formas de daño físico. Están diseñados para hacer frente a accidentes recientes, no a los cientos de miles de víctimas de la médula espinal a largo plazo que se han acumulado durante décadas de falta de atención. Además, estos centros tienen una capacidad psicológica limitada, y se han orientado en gran medida a ocuparse únicamente de las necesidades bastante diferentes de las víctimas recientes (y generalmente menos graves). También hay muy poca capacidad de formación para llenar este enorme vacío. En parte, esto refleja la falta de instalaciones médicas en las que se pueda capacitar a los terapeutas. Los departamentos de psicología no tienen programas específicos para cubrir las necesidades de pacientes tan profundamente traumatizados, a pesar de que todo el patrón y la perspectiva de sus vidas se han roto repentinamente, lo que hace que la ansiedad, la depresión, la ira, la culpa y una rica variedad de adaptaciones no constructivas sean comunes.

La estrategia

Marta tiene dos ejes principales en su estrategia: tratamiento y entrenamiento. En asociación con un especialista en ortopedia, Marta planea establecer un centro médico inicialmente pequeño con 40 pacientes en una casa alquilada en la Ciudad de México. Sin embargo, dentro de cinco a diez años, espera que el programa haya crecido hasta el punto de poder llegar a aproximadamente 100.000 enfermos al año. Su enfoque de tratamiento integra atención médica, fisioterapia y psicológica. Sin embargo, la innovación más importante de Marta es involucrar tanto a las familias como a las víctimas como un nuevo ejército de cuidadores. Tienen la motivación. Muchos tienen el potencial. Son la única fuente asequible plausible para la enorme cantidad de horas de atención que se requieren. Sin esa atención, la mayoría de los enfermos se deterioran, lo que se suma innecesariamente a su miseria y la de sus familias. El requisito previo fundamental para el lanzamiento de este nuevo ejército es el entrenamiento. Marta formará a antiguos pacientes para tratar a nuevos pacientes y, de hecho, para crear sus propios centros. La formación cubrirá tanto psicoterapia como fisioterapia. Más tarde ella tendrá que ayudarlos a capacitar a otros también. Insiste en la necesidad de que la familia del paciente participe en la etapa inicial del tratamiento, algo que las clínicas convencionales no suelen considerar. Su aprendizaje de que se puede hacer algo ayuda a evitar que se arraiguen la dependencia destructiva y / o los ciclos de culpa-ira. En última instancia, los pacientes organizados, esperanzados y vinculados, sus familias y ex pacientes pueden convertirse en una fuerza que exija cambios en las actitudes y políticas públicas en general que resultarían difíciles de ignorar. Finalmente, Marta planea influir en médicos y psicólogos organizando reuniones profesionales y publicando artículos sobre su nuevo enfoque.