Paulo Henrique Pinheiro Longo
BrasilSEPED-Soc.de Estudo e Pesquisa em Droga-Adição
Ashoka Fellow desde 1991

Ashoka conmemora y celebra la vida y obra de este Ashoka Fellow fallecido.

Paulo Henrique Longo está ayudando a los prostitutos homosexuales, los principales transmisores del SIDA en Brasil, a lidiar con los factores psicológicos involucrados en sus estilos de vida y en las prácticas sexuales peligrosas. Dado que nunca puede haber suficientes psicólogos para realizar esta tarea un paciente a la vez, Paulo es pionero en la atención psicológica comunitaria de autoayuda.

La persona

Como psicólogo y profesional de la salud, Paulo Henrique Longo siempre se ha esforzado por comprender los problemas de salud en su contexto social más amplio para evitar la estrecha perspectiva clínica que tan a menudo domina el pensamiento de la atención de la salud. Paulo creció sensible a los problemas de salud. Mientras estudiaba en la Universidad de Bahía, se involucró en proyectos de salud comunitaria que incorporaron métodos alternativos para llegar a las poblaciones pobres, como la enseñanza de la higiene a través del teatro popular. Al mudarse a Río de Janeiro, Paulo se involucró en el trabajo del SIDA a través de una pasantía en el Hospital Gaffre y Guinle, donde estaba a cargo de brindar asesoramiento psicológico a pacientes con SIDA. Su participación creció cuando comenzó a trabajar como voluntario en la organización de servicios para el SIDA, GAPA (Grupo de Apoyo a Personas con SIDA), para la cual ha dado charlas en escuelas, negocios y centros comunitarios. Los grupos de apoyo para el SIDA siempre se han caracterizado por la búsqueda de entender la salud personal como algo indisolublemente ligado a la personalidad, experiencia de vida e interacción con la sociedad del paciente. Es una rara encarnación de la creencia de que para introducir cambios duraderos en la salud pública, uno debe mostrar la importancia de trabajar en profundidad y de manera solidaria con las personas en riesgo.

La idea nueva

Los hombres prostituidos homosexuales son uno de los grupos de mayor riesgo en Brasil, pero los estudios realizados sobre la transmisión del SIDA en Brasil los han ignorado en gran medida. El único estudio que se ha centrado en este grupo encontró que el cuarenta y tres por ciento eran seropositivos. En su trabajo con el sida en general, y con los prostitutos en particular, Paulo sugiere algunas razones por las que este grupo de alto riesgo podría resistirse a practicar sexo seguro. - la única esperanza real ahora para controlar la propagación del SIDA. Por lo general, esta forma de prostitución implica el contacto diario con múltiples parejas de alto riesgo. Y, agrega Paulo, los clientes a menudo están dispuestos a pagar precios más altos si el sexo que compran no se ve "obstaculizado" por el uso del condón. Dado que la mayoría de los prostitutos homosexuales han recurrido a la práctica de vender sexo por necesidad económica, este incentivo financiero a veces es demasiado tentador. Paulo está asumiendo la difícil tarea de tratar de que los prostitutos varones practiquen sexo seguro a través de un programa de consejería individualizada la autoestima de estos jóvenes. Los consejeros de Paulo no son psicólogos ni profesionales médicos, sino "educadores" pares, en su mayoría de la comunidad, que todas las noches "salen a la calle", hablando con las prostitutas donde trabajan, dándoles condones e informándoles sobre la disponibilidad de atención médica. Los miembros establecidos de esta comunidad aconsejan a los recién llegados, y aquellos que logran cambiar su patrón de vida animan a otros a hacerlo. La naturaleza no coercitiva y no crítica del enfoque de Paulo refuerza su tema central de que estas personas deben hacerse cargo de sus propias psiques y vidas. Su técnica para organizar la atención psicológica de autoayuda comunitaria es en sí misma una innovación importante, cuyas implicaciones se extienden mucho más allá de esta comunidad.

El problema

Brasil es uno de los puntos críticos de sida de más rápido crecimiento en el mundo. Si bien el número de brasileños que actualmente son seropositivos se estima en 700.000, las estimaciones para el año 2000 sugieren que hasta 5,7 millones de personas estarán infectadas, y hasta 260.000 ya manifiestan plenamente enfermedades relacionadas con el VIH. en Brasil son bastante diferentes a lo que se ha visto en los Estados Unidos durante la última década. Mientras que la incidencia de mujeres estadounidenses que contraen la enfermedad a través de las relaciones sexuales aumentó sólo un cuatro por ciento entre 1988 y 1990, en el mismo período en Brasil, el sida transmitido a través de las relaciones sexuales aumentó un diez por ciento entre las mujeres. Esta disparidad se debe en gran parte al hecho de que la bisexualidad es más común en Brasil que en Estados Unidos. En Brasil, como en otros lugares, los hombres bisexuales representan uno de los grupos destinatarios más importantes de las campañas de educación y prevención del SIDA, ya que a menudo son el "puente de transmisión" hacia las mujeres. Los hombres que se prostituyen, por ejemplo, a menudo tienen novias o esposas, pero se dedican a la prostitución masculina por falta de otras opciones. Otro problema ha sido la campaña de información sobre el sida del gobierno, que se ha basado principalmente en el tema "El sida mata" y se basa en el miedo. tácticas para promover un comportamiento seguro. Paulo sugiere que este enfoque moralista ha sido ineficaz entre las prostitutas debido a los otros riesgos que enfrentan diariamente por parte de la policía y de su clientela.

La estrategia

Si bien existen algunos programas para mujeres prostitutas, la iniciativa "Pegacao" de Paulo es la primera que ha sido diseñada para sus contrapartes masculinas. Paulo atribuye esto al hecho de que la prostitución masculina, aunque generalizada, está más oculta que el comercio sexual femenino. Si bien la mayoría de los programas enfatizan las campañas de información a gran escala, el Proyecto Pegacao trabaja de manera individualizada, utilizando un modelo de asesoramiento. Los cambios en el comportamiento no ocurrirán hasta que el individuo esté convencido de que debe ayudarse a sí mismo para salvarse. En consecuencia, Paulo no solo está interesado en cómo brindar información sobre sexo seguro, sino también en trabajar con los clientes para desarrollar la autoestima para que ellos mismos opten por el uso del condón y, en última instancia, por la supervivencia. Está convencido de la necesidad de desarrollar nuevos enfoques para fomentar las prácticas sexuales seguras, especialmente porque los estudios revelan continuamente que la mayoría de las personas están adecuadamente informadas sobre la prevención de la transmisión del virus del sida y, sin embargo, mantienen relaciones sexuales peligrosas. Los educadores de Paulo son compañeros, o al menos ellos. tenga cuidado de acercarse a las prostitutas como tales, ofreciéndoles a menudo una bebida o un sándwich o simplemente una oportunidad para hablar. La información que proporcionan no es moralista ni crítica, sino meramente educativa y práctica. Se les informa qué servicios ofrece el Proyecto Pegacao, como distribución de condones o atención médica, y reciben información confiable que debe alentar a los jóvenes a protegerse. La preocupación por uno mismo conduce a la autoestima. Esta verdad es reforzada por los educadores, quienes tienen contacto personal con las prostitutas, a menudo como amigas, de manera regular y diaria. Se espera que este programa de asesoramiento tan individualizado lleve, a largo plazo, a las prostitutas a encontrar un estilo de vida alternativo. Paulo espera que su trabajo sirva para generar una discusión a gran escala en la sociedad brasileña sobre la prostitución homosexual masculina, que hasta ahora ha sido ignorado. Busca ampliar la discusión y diversificar los enfoques que toma Brasil hacia la crisis del sida a través de su participación activa en el debate de políticas, así como hablando con otras organizaciones de servicios para el sida, autoridades de salud pública y grupos que trabajan con jóvenes pobres (a menudo la fuente población para la prostitución masculina). Paulo también presenta programas regulares de radio y televisión, durante los cuales responde preguntas sobre sexualidad, SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual.