Mohammad Bari
BangladésAshoka Fellow desde 1992

El Dr. Mohammed Abdul Bari, uno de los ochenta y seis pediatras de Bangladesh que intentan atender a más de cincuenta millones de niños, ha demostrado cómo las madres organizadas pueden llenar por sí mismas gran parte de la brecha de atención médica y cómo aprovechar los recursos en gran parte no utilizados del sistema de salud del gobierno para ayudarles a.

La persona

El Dr. Bari y sus nueve hermanos crecieron en la remota zona atrasada de la costa de Patuakhali. Vio muy directamente lo que significaban los servicios curativos y / o de salud pública casi inexistentes. Mientras aún era estudiante en la escuela de medicina, el Dr. Bari asistió al único médico en una clínica de la zona de guerra durante la Guerra de Liberación de 1971. Incluso entonces sabía que sus intereses y misión requerían una comprensión más amplia. Después de graduarse de la escuela de medicina, el Dr. Bari decidió estudiar ciencias sociales. En consecuencia, se inscribió en clases nocturnas y obtuvo una licenciatura en economía, filosofía e idiomas avanzados. Más tarde, se dedicó a la medicina psicológica durante una residencia de dieciocho meses en el único hospital interno de posgrado en Dhaka. En 1985, obtuvo un posgrado en atención médica infantil y se convirtió en pediatra. Al principio de su carrera profesional, trabajó como médico en varios países de Oriente Medio. Después de ayudar así a sus hermanos menores a pagar su educación, se ofreció como voluntario en las Naciones Unidas y fue puesto a cargo de un hospital de víctimas infantiles con ochenta camas en los campos de refugiados de Kampuchea. Aquí experimentó el sufrimiento innecesario y, a menudo, la muerte de niños causada por la incompetencia o la indiferencia de los adultos. Desde que regresó a Bangladesh, el Dr. Bari se ha comprometido a superar ese tipo de sufrimiento evitable y el potencial perdido de millones de jóvenes bangladesíes.

La idea nueva

El Dr. Bari nació en Patuakhali, parte del cinturón costero del sur de Bangladesh. Patuakhali, una de las zonas más atrasadas incluso para los estándares del Tercer Mundo, es azotada regularmente por ciclones y maremotos. Las instalaciones de transporte y comunicaciones son rudimentarias, convirtiendo un simple viaje de seis millas en una tarea odisea. El Dr. Bari creció aceptando como inevitables la miseria y el analfabetismo que hacen que las personas, especialmente los niños, sean víctimas de una enfermedad evitable tras otra. Más tarde, cuando comenzó la escuela de medicina a la edad de dieciocho años, quedó consternado al darse cuenta de cuánto del sufrimiento se podía prevenir. Desafortunadamente, con el paso del tiempo, la situación empeoró. La población aumentó y los problemas nutricionales y de salud aumentaron, especialmente entre los niños. El Dr. Bari se sorprendió al darse cuenta de que había pocos especialistas en niños en el país: un total de setenta y seis en 1988 para una población juvenil de casi cincuenta millones. En su región, fue el primero. Sabía que para proporcionar algo más que una ayuda simbólica, tendría que encontrar formas muy nuevas de practicar la medicina. En el futuro previsible, los médicos no podrían hacer el trabajo solos. ¿Qué otros recursos humanos podrían utilizarse? La posibilidad más obvia eran las madres. Sabía cuánto les importaba y cuán de cerca vigilaban a sus hijos. Cuando trató de averiguar cuándo un niño había orinado por última vez (una pregunta clave para juzgar el riesgo en un caso de diarrea y deshidratación), solo las madres lo sabían. Durante los últimos cinco años ha experimentado y ahora tiene una poderosa organización local de 10,000 madres locales que se reúnen semanalmente en grupos locales para discutir temas de salud y organizar una variedad de actividades de apoyo. También son un grupo de presión organizado que está empezando a responsabilizar al sistema médico formal, especialmente exigiendo que los médicos del gobierno salgan de su cómoda oficina central y vayan a las aldeas. El Dr. Bari sabe que tal presión por sí sola no será suficiente para atraer a estos médicos: debe crear una nueva estructura atractiva para los médicos. Con este fin, ha persuadido a las madres de que paguen quince taka por visita del paciente, sumando así acumulativamente unos 3.000 taka al salario mensual de un médico ($ 750). Para modificar aún más la economía que enfrentan estos médicos, ha presionado para que se les proporcione lanchas rápidas, un paso que evita días y pérdidas de ingresos en tránsito. Además de esto y cambiando los incentivos, el Dr. Bari ha trabajado hábilmente para ganar el apoyo del funcionario público de mayor rango del distrito. Aún no ha sucedido, pero el Dr. Bari espera que eventualmente un médico tras otro en el puesto de salud del gobierno comiencen a salir y atender a las aldeas y que esto se convierta en su nueva norma profesional de grupo. Dado que la mayor parte de la capacidad médica del país está atada al sistema de salud del gobierno, uno que apenas llega a la mayoría, conectar este recurso con grupos de clientes organizados en las aldeas podría, si se mantiene y se extiende, tener un impacto enorme. El Dr. Bari está ahora haciendo la transición de desarrollar este modelo en Patuakhali, aunque todavía necesita madurar más allí, a pensar y comenzar el trabajo de cambiar el sistema nacional de salud para que finalmente llegue a los niños que lo necesitan. Quiere difundir el modelo de Patuakhali, con madres que se hagan cargo, piensen y resuelvan juntas sus propios problemas y luego obtengan el apoyo efectivo de los médicos locales. En segundo lugar, sabe que tiene que capacitar y motivar tanto a los médicos locales actuales como a los que ahora ingresan en la escuela de medicina. Deben estar comprometidos y ser capaces de servir a las decenas de millones de niños del país. El modelo de Patuakhale capta los incentivos económicos subyacentes y ayuda a crear un grupo educado de clientes capaces de seguir adelante una vez que el médico se haya ido. Sin embargo, para todo este trabajo, los médicos necesitan saber cómo cuidar a los niños y, más particularmente, a los niños que enfrentan las realidades de salud de Bangladesh, no las de París o Nueva York. Espera producir más de una docena de videos para ayudar a que la generación actual de médicos generales alcance un buen nivel de competencia, confianza en sí mismo e interés. También quiere iniciar reformas en las facultades de medicina. Específicamente, quiere cortar un año del curso demasiado teórico para reforzar una formación clínica más práctica. También quiere incorporar un elemento sólido de cuidado infantil en el plan de estudios con el objetivo adicional de garantizar que la mitad de los graduados en medicina estén bien equipados para manejar los problemas diarios reales que surgen en el cuidado de la salud infantil.

El problema

La enormidad del problema de la atención de la salud maternoinfantil en Bangladesh se puede comprender examinando algunos datos básicos sobre el país. La población de 113 millones vive en un área de 143.998 kilómetros cuadrados. Los niños constituyen aproximadamente el cincuenta por ciento de la población. Menos del veintinueve por ciento de la población sabe leer y escribir; sólo el dieciséis por ciento de las mujeres saben leer o escribir. De cada mil nacidos vivos, 106 bebés mueren y el sesenta por ciento de los niños entre las edades de tres y cuatro años están desnutridos de moderada a severa. Más de 40.000 niños quedan ciegos debido a la deficiencia de vitaminas y del noventa al noventa y ocho por ciento de la población está infectada con parásitos. Más de 300.000 personas mueren cada año a causa de la diarrea. Hay 6.168 personas por médico, 376.666 niños por pediatra y 152.550 mujeres por obstetra. Los planes de estudios de las facultades de medicina en Bangladesh todavía siguen los modelos occidentales tradicionales, que no se adaptan a los problemas específicos del mundo en desarrollo. Por ejemplo, pocas muertes son el resultado de desnutrición, enfermedades infecciosas y diarrea en Occidente, mientras que estos problemas matan a miles de niños en Bangladesh cada año. El plan de estudios médico debe revisarse para abordar estos problemas locales urgentes. Sobre el papel, el gobierno tiene un sistema de prestación de servicios de salud de amplio alcance y moderadamente aceptable, pero en realidad el sistema está mal administrado y desanimado, y adolece de una falta de responsabilidad entre los trabajadores de la salud. Los médicos del gobierno generalmente obtienen la mayor parte de sus ingresos de sus prácticas privadas. Como resultado, solo alrededor de una décima parte de la población, concentrada en áreas urbanas, se beneficia de los servicios de salud modernos. Finalmente, la propia población rural desconoce su derecho a la atención básica de la salud. Son analfabetos, están inmersos en creencias y prácticas tradicionales y se ven privados de acceso a las clínicas debido al sistema de transporte deficiente. Solo los miembros de la familia que ganan dinero pueden declarar que alguien está enfermo y necesita atención médica. La mayoría de las personas mueren sin consultar a un médico.

La estrategia

Aunque el Dr. Bari ha formulado un plan de acción de gran alcance, es consciente de las raíces profundas del problema y de las limitaciones dentro de las cuales debe trabajar. Por tanto, su tarea actual ha sido centrarse en su clientela objetivo, las mujeres y los niños. El Dr. Bari eligió Mirzagonj, una zona remota, subdesarrollada y desfavorecida en el distrito de Patuakhali, para poner en práctica su primera idea, la creación de conciencia. Aunque Mirzagonj está a solo 300 millas de la capital, se necesitan unas veinte horas para llegar a esta área. Con una superficie de unos 200 kilómetros cuadrados y una población de 150.000 habitantes, Mirzagonj se inunda en gran medida con agua la mitad del año. Hay un complejo de salud gubernamental que ofrece servicios básicos, pero se tarda de dos a ocho horas en llegar. Incluso con las fuertes lluvias casi constantes, existe una escasez de agua potable. Hay brotes graves de diarrea al menos dos veces al año, cada uno de los cuales suele cobrar muchas vidas. Después de recibir su título de posgrado en pediatría, el Dr. Bari comenzó seriamente a mejorar la situación de salud maternoinfantil en esta área. Ha ganado el apoyo clave y activo de un líder de una escuela religiosa, un miembro de una familia líder local y una abogada. Con el concepto "enseña a una madre y tú le enseñas al niño", la Dra. Bari comenzó organizando Clubes de Madres, grupos de quince a treinta madres a quienes se les brindaba información sobre salud y saneamiento, así como educación no formal que en parte corregiría algunas creencias y prácticas tradicionales. La atención de la salud se centra en la prevención y no en la cura, ya que la mayoría de las enfermedades comunes se pueden evitar con el conocimiento y la atención adecuados. Los miembros se reúnen semanalmente para discutir los problemas y tratar de encontrarles una solución. Trabajadores de la salud capacitados y, a veces, un médico asisten a las reuniones y facilitan su aprendizaje. Esta experiencia e información de resolución de problemas ayuda a los miembros a desarrollar sus habilidades de resolución de problemas. Esta primera fase del trabajo del Dr. Bari, después de cinco años, ha producido una serie de resultados alentadores. La tasa de mortalidad infantil se ha reducido de 138 a 67 muertes por cada 1.000 nacidos vivos, la ceguera nocturna se ha erradicado por completo y la diarrea se ha controlado bien. Ahora, 9.116 madres de 462 clubes de madres pueden firmar sus nombres. Los ahorros acumulados por los miembros de un taka al día superan ahora los 800.000 taka (25.000 dólares). Este dinero se utiliza como fondo rotatorio en beneficio de los miembros. Han establecido "Tiendas de precios justos" locales, que venden medicinas simples, material de oficina básico para la escuela y alimentos no perecederos. En caso de emergencia, una madre con una tarjeta de salud puede comprar lo que necesita a crédito, pagando poniendo dos takas en lugar de uno en el fondo de ahorro diario. Bari tiene la intención de reproducir este exitoso proyecto piloto en otras áreas de Bangladesh. En segundo lugar, el Dr. Bari ha estado trabajando en varios planos diferentes para cambiar las normas de los médicos del distrito, liberarlos del centro gubernamental y sus consultorios privados cercanos y llevarlos a los pueblos a trabajar con las madres. El gobierno ha acordado ahora que un médico visitará el área todos los días. Esta es la primera vez en las zonas rurales de Bangladesh que se envía a un médico público registrado. Es un precedente que debe ayudar a las personas y comunidades de las áreas vecinas a tomar más conciencia de las instalaciones que tiene el estado, sin mencionar la idea de que tienen derecho a acceder a ellas. En tercer lugar, el Dr. Bari tiene previsto abordar su plan de formación de profesionales actuales cuyo conocimiento de la pediatría es inadecuado. Espera iniciar talleres de capacitación y desarrollar una serie de materiales de aprendizaje en video para ellos este año. Para ello, recurrirá a la ayuda de otros especialistas en niños. Finalmente, planea comenzar a generar apoyo para las reformas del plan de estudios médico que busca a través de seminarios, talleres y grupos de discusión. Se ha acercado a círculos gubernamentales y miembros de la Asociación Pediátrica de Bangladesh, y sus respuestas han sido alentadoras. También está presionando con el Ministerio de Salud.