Didit Adidananta
IndonesiaAshoka Fellow desde 1988

Didit Adidananta, está ayudando a los niños de la calle a desarrollar un futuro viable. Está comenzando a trabajar en las áreas urbanas de Yogyakarta.

La persona

Didit nació en Surakarta hace 26 años de un funcionario de menor rango jubilado de PERUMTEL (la compañía telefónica estatal). Su preocupación por el sufrimiento de otras personas comenzó cuando era muy pequeño. Como estudiante, cuando sus cualidades de liderazgo lo convirtieron en presidente del senado estudiantil, su preocupación creció. Fue fundador de un grupo de estudiantes progresistas y, a través de ambos canales, estimuló debates activos sobre diversos temas sociales. Primero se cansó de trabajar con prostitutas callejeras, pero descubrió que le sería muy difícil desarrollar las relaciones de confianza necesarias para tener éxito con este grupo y que la creciente población de niños de la calle tal vez necesitaba una atención más inmediata.

La idea nueva

Didit se propone ayudar a los niños de la calle a crecer para que se conviertan en adultos independientes, con autoestima, capacitados y empleados (o autónomos) que puedan integrarse bien en la corriente principal de la sociedad indonesia. Está organizando una jornada de puertas abiertas, que ofrece alojamiento, cuidados entre pares, educación innovadora, formación profesional, generación de ingresos y planes de ahorro para cientos de niños de la calle. Más de 200 niños de la calle han formado parte del hogar, y está comenzando a establecer casas abiertas en otras áreas urbanas (Surabaya y Yakarta metropolitana hasta ahora) con la ayuda de sus alumnos.

El problema

Aunque no hay datos fijos sobre el número de personas sin hogar en Indonesia, la estimación de 1976 del Consejo de Iglesias de Indonesia es de 100.000 sólo en Yakarta. El impacto marginalizador del desarrollo urbano y rural en la última década ha sumado aproximadamente el mismo número en Yakarta y miles en otras ciudades importantes. Estas personas sin hogar están formadas principalmente por niños y adolescentes. Se han realizado varios intentos para aliviar este creciente problema social. Un grupo de ocupantes ilegales presionó al gobierno para que le ayudara a obtener tierras. Esto fue ignorado. A principios de la década de 1970 se inició un proyecto para educar a los jóvenes y las personas sin hogar con el nombre de "Campus del Diaconado Moderno". Algunos niños y niñas fueron llevados de la calle a un internado donde recibieron educación. El gobierno también ha establecido un centro de detención donde se mantiene a los ocupantes ilegales durante un promedio de dos meses. Luego van a un Centro de Rehabilitación hasta que se considere que están listos para ser devueltos a sus distritos de origen o, a petición propia, entregados a la Autoridad de Transmigración. Ninguno de estos enfoques ha sido una solución. La forma en que se han implementado estos programas sugiere que han hecho más para ocultar que para resolver el problema. El número de jóvenes sin hogar en Indonesia sigue aumentando. Como en otras partes de Indonesia, los niños de la calle en Yogyakarta suelen ser huérfanos, hijos de familias pobres desintegradas o hijos de personas sin hogar o de prostitutas. Vienen de pueblos y ciudades de los alrededores, así como de la ciudad. Sus edades oscilan entre los 5 y los 17 años, y sobreviven lustrando zapatos, vendiendo periódicos, recolectando colillas de cigarrillos o mendigando. Algunos ganan a través de delitos menores como los carteristas. Muy pocos de ellos tienen estudios. Muchos duermen en la acera; los chicos mayores a veces visitan a las prostitutas callejeras, gastando gran parte de lo que ganan durante el día. Durante los misteriosos asesinatos de hace unos años (¿un intento de limpiar el país de criminales?), Varios de estos niños mayores de la calle fueron encontrados muertos. Los niños de la calle crecen no solo sin amor y cuidados, sino también con constante humillación y miedo a ser atrapados y llevados a orfanatos o instituciones gubernamentales parecidos a cárceles. Pierden la autoestima y desarrollan actitudes suspicaces y desconfiadas que se esconden detrás de la bravuconería y / o la mirada lastimosa del mendigo.

La estrategia

Los niños de la calle a menudo ganan tanto o incluso más que los adultos sin hogar, a veces incluso más que algunos vendedores ambulantes. Han aprendido a sobrevivir a una edad muy temprana. Pero a pesar de ser astutos y "maduros", siguen siendo los niños que son, con sueños como otros niños "normales". Por lo general, tienen dinero, pero no siempre lo usan de manera que les dé un futuro. Didit inició su trabajo con una observación directa y minuciosa, disfrazándose durante largos períodos de niño de la calle. Pronto descubrió que esos niños odian ser compadecidos, aunque la conmiseración cuando están en el trabajo está bien. Didit recibió mucha ayuda cuando estuvo enfermo y aprendió que la oportunidad que tienen estos niños de dar y ayudar es clave para la amistad y la apertura. Esta idea se ha convertido en el primer principio que subyace en todo el trabajo de Didit. Su enfoque busca brindar a los niños de la calle: (1) Un refugio, un lugar al que pueden llamar hogar, donde pueden entrar y salir libremente pero al que tienen un fuerte apego psicológico. (2) Educación formal para quienes comprenden la importancia de la educación y la desean. Como deben y les gustaría apoyar su propia educación, la escuela se organiza durante el tiempo que no están en el trabajo. (3) Educación no formal para niños mayores que no encajan en clases de su edad (por no poseer ninguna escolaridad previa) o que simplemente no están acostumbrados y no les gusta estar en la rutina escolar. Para ellos, el hogar proporciona una educación centrada en el estudiante, utilizando técnicas y ayudantes de enseñanza con los que están familiarizados (como jugar a las cartas, juegos de mesa indonesios, etc.) para enseñar alfabetización y las materias generales que se enseñan en la escuela formal. (4) Entrenamiento de habilidades. El hogar enseña habilidades artísticas, en particular la producción de artesanías comercializables a partir del reciclaje de desechos. Los jóvenes convierten los cristales rotos en atractivos souvenirs que se venden bien a los turistas extranjeros. La casa incluye un estudio de exhibición donde los visitantes y compradores pueden comprar y ver cómo se hacen los recuerdos. (5) Pasantías en diversas empresas comerciales que van desde estudios de arte hasta agencias de servicios de limpieza. Se espera que estos aprendizajes lleven a los niños de la calle a un empleo permanente o les proporcionen la experiencia que necesitarán para iniciar sus propios negocios. (6) Esquemas de ahorro. Didit también anima a los niños de la calle con los que trabaja a que abran cuentas bancarias en las que depositan regularmente una cantidad mínima de sus ingresos diarios. Estos ahorros deberían permitirles continuar con su educación y / o iniciar una pequeña empresa más adelante. (7) El concepto de hermandad y liderazgo. Didit anima a los niños de la calle a sentir libremente la necesidad de los demás y también el valor de ser necesarios y de responder. Todo lo relacionado con las interacciones diarias del hogar está diseñado para fomentar esta confianza mutua, y también para fomentar el liderazgo en el grupo y tomar la iniciativa para ayudar a los demás. (8) La oportunidad de ayudar a otros. Los jóvenes que participan ayudan a otros niños de la calle a encontrar y encajar en la jornada de puertas abiertas. Los ex alumnos continúan asumiendo la responsabilidad iniciando nuevas jornadas de puertas abiertas dondequiera que estén. Didit ha podido atraer a varios estudiantes voluntarios para ayudar. Él, por ejemplo, ha desarrollado una relación de ayuda mutua con una escuela de trabajadores sociales. Le da voluntarios, mientras que proporciona valiosas pasantías para sus estudiantes graduados.