Manuel García Espinoza
MéxicoAshoka Fellow desde 1989

Manuel está estableciendo un Centro de Trabajadores en la segunda ciudad industrial más grande de México: Monterrey. El Centro se ocupará de todos los aspectos de los derechos de los trabajadores, principalmente ofreciendo capacitación para la formación de un movimiento sindical democrático, pacífico y no corrupto.

La persona

Manuel tiene una larga trayectoria en el movimiento obrero. Su primera experiencia de las injusticias de la industria regiomontana llegó hace 25 años cuando fue despedido de la fábrica de vidrio donde trabajaba luego de exigir mejores condiciones laborales. Tenía 22 años en ese momento. En su segundo empleo en una planta de envasado de alimentos para el ganado trabajó durante ocho años y terminó como secretario general del sindicato de la planta. Desde entonces ha trabajado de forma independiente como electricista. Una lesión en el cuello por la que no pudo obtener asistencia médica oportuna le ha impedido físicamente obtener un empleo remunerado.

La idea nueva

Manuel García está creando el primer Centro de Trabajadores de Monterrey para brindar capacitación legal a sindicatos independientes y ayudar a los trabajadores despedidos a hacer valer sus derechos legales. También espera establecer una bolsa de trabajo para informar a los trabajadores sobre nuevas oportunidades de empleo y ayudar a los grupos a organizarse en nuevas cooperativas. La idea del Centro de Trabajadores surgió de un movimiento para los trabajadores despedidos que creó en 1985. García sintió que no era suficiente, solo dar respaldo legal a los trabajadores que reclaman el pago por despido. Lo que necesitaban era organización sindical, nuevas fuentes de empleo y respeto a sus derechos. Esto es lo que el Centro espera lograr.

El problema

Monterrey, la segunda ciudad más grande de México, es el centro de muchas de las industrias más importantes del país, como la elaboración de cerveza, el vidrio y el acero. Se ve a sí misma como una ciudad a la vanguardia de la modernización de México. Sin embargo, tiene un enfoque extremadamente atrasado de las relaciones laborales y tuvo la segunda tasa de desempleo más alta del país. El desempleo actual ronda el 10%. Con un desempleo tan alto, las fábricas ofrecen contratos de un mes para evitar el pago de beneficios legales y pagan solo el salario mínimo con el que las familias no pueden sobrevivir. Los jefes de las fábricas locales tienen que controlar la fuerza de trabajo a través de dos tipos de sindicatos. los llamados "sindicatos blancos con dirigentes contratados por los patrones, y los sindicatos oficiales pertenecientes a una facción del partido político gobernante, el PRI. Cualquier oposición a este statu quo se enfrenta a amenazas de muerte Las autoridades del gobierno local a menudo se ponen del lado de los jefes de las fábricas para evitar que los trabajadores obtengan sus derechos legales. Sin embargo, los trabajadores cada vez más independientes se niegan a aceptar a estos líderes impuestos. Cuando reclaman mejores salarios y condiciones, sin embargo, se pasan a las Juntas de Conciliación y allí pueden hacer que sus demandas sean declaradas legalmente inexistentes por burócratas corruptos. Además, a menudo son despedidos y reemplazados por nuevos trabajadores que están dispuestos a aceptar salarios más bajos. El mismo García describe el problema de la manera más gráfica: “Han pasado muchos años y la situación hoy sigue siendo tan cruel como ayer. Vivimos la misma explotación, el mismo sistema opresivo, la misma gestión y la misma crisis.

La estrategia

El año pasado, la larga experiencia de García en el movimiento sindical llevó a formar el Centro Oprero De Nuevo León La idea era poner en marcha un nuevo movimiento obrero, y que sigue cuatro principios fundamentales: Asesoramiento, Organización, formación Acción . García aprendió de la experiencia pasada que la confrontación directa con el movimiento sindical corrupto o con los patrones de las fábricas era improductiva. Rechazó la estrategia de todo o nada seguida por muchos en el movimiento sindical. Tomando cada etapa como viene, argumentó que sentir que tal enfoque podría conducir a una situación más justa para los trabajadores mexicanos. García sostiene que es importante crear vínculos de solidaridad no solo entre grupos de trabajadores sino también con una amplia base de organizaciones comunitarias populares, docentes y estudiantes. De esta forma se pueden evitar las represalias personales contra las personas. Está desarrollando dos enfoques para ayudar a los trabajadores. La primera es brindar asesoría legal y movilizar protestas cuando los trabajadores han sido despedidos sin paga. El segundo enfoque, más discreto, es trabajar con grupos específicos de trabajadores con el objetivo de democratizar sus sindicatos. Una parte importante de la estrategia de García es producir material impreso y mantener buenas relaciones con otros medios. Hasta ahora, eso ha contribuido de manera significativa al éxito del Centro. Concretamente, la estrategia de García incluye la organización de Asambleas, Actos Públicos, Escuela Sindical y Círculos de Estudio. En las asambleas generales del Centro los miembros discuten la forma en que se desarrolla la organización y su inserción en el movimiento obrero. Los Actos Públicos incluyen protestas frente al Congreso del Estado, el Palacio de Gobierno y la Junta de Conciliación local. En algunos de estos actos la prensa y la televisión están presentes, y esto había sido una influencia importante para frenar la varacidad de los funcionarios corruptos. Sin embargo, García se da cuenta de que no basta con detener la corrupción mediante la presión pública, sino que también debe construir un movimiento sindical abierto y justo. Para lograrlo, está organizando cursos y círculos de estudio que eventualmente llegarán al menos a mil sindicatos o agrupaciones de trabajadores, aproximadamente medio millón de trabajadores.