Rosario Valdez
MéxicoPrograma de Acción contra la Violencia
Ashoka Fellow desde 1989

María Rosario Valdez Santiago está capacitando a un destacado sobre la violencia doméstica en México. En última instancia, tiene la intención de detenerlo. Aunque la mayoría de los mexicanos no cree que exista un problema de violencia doméstica, Valdez Santiago tiene evidencia de que el problema es generalizado.

La persona

Rosario es una joven psicóloga que se ha involucrado con temas feministas desde su época de estudiante, cuando era la única mujer en el comité de liderazgo estudiantil de su universidad. Su tesis sobre el tema de los enfoques psicológicos de la violación trajo el tema a la academia por primera vez y fue directamente responsable de la creación en una fecha posterior de un grupo de estudio permanente sobre la violación. Recientemente ha establecido contacto con grupos de mujeres en los Estados Unidos, especialmente con grupos mexicoamericanos, que también están trabajando en el problema de la violencia doméstica.

La idea nueva

Sobre la base de lo que aprendió como líder estudiantil y durante su investigación sobre la violencia contra las mujeres, Rosario se propuso luchar contra la violencia doméstica. Fundó el Centro de Investigación y Lucha contra la Violencia Doméstica (CECOVID), y ella y sus colegas están lanzando un ataque de amplio alcance contra la violencia doméstica y la falta de respeto a los derechos de las mujeres. que lo reconozcan por lo que es. Incluso este paso inicial requiere una enorme sensibilidad cultural. Ella acaba de comenzar a trabajar en uno de los barrios periféricos pobres de la Ciudad de México. Lograr gradualmente que las mujeres comiencen a reconocer y discutir, de manera muy discreta, este tema tabú requiere tiempo y la creación de oportunidades seguras. La creatividad y la perseverancia son fundamentales para trabajar con mujeres que han sido abusadas. En el proceso, Rosario está creando un estudio de caso comunitario detallado sobre el alcance y la naturaleza del problema. Igual de importante, está profundizando su propia comprensión de sus causas fundamentales, de las actitudes y costumbres que la perpetúan y de sus ramificaciones personales y familiares de gran alcance. Dado que trabaja en un barrio urbano pobre, lo que está documentando y aprendiendo probablemente se aplique a muchos millones de familias mexicanas. Para complementar su estudio local del problema, también está recopilando todos los datos generales que pueda encontrar para el resto del país. A pesar de que esta información se acumula, Rosario la está dando buen uso, tanto en la comunidad donde trabaja como en mas ampliamente. En la comunidad, la imagen que está compilando sirve como un espejo que ayuda a las mujeres a ver su situación con mayor claridad. En un escenario más amplio, su capacidad para definir la naturaleza y el alcance del problema está comenzando a hacer que los demás se concentren. Ella está trabajando especialmente con grupos de mujeres en todo el país para tratar de desarrollar un plan de acción coordinado. Ella está estimulando aún más un despertar al generar una serie de materiales sobre violencia doméstica, cada uno orientado a un nivel diferente de conciencia existente. También está ayudando a las mujeres del barrio donde trabaja a establecer grupos de autoanálisis por primera vez y está lista para ayudar en caso de emergencia. Ella ha establecido y está atendiendo una línea directa. Y ahora está estableciendo centros de atención de emergencia para mujeres maltratadas a fin de ayudar a estas mujeres y sus familias a superar una crisis inmediata y también a construir una nueva base económica y social.

El problema

El problema de la violencia doméstica trasciende las barreras nacionales, religiosas, de clase y étnicas. Sin embargo, en México es aún más agudo porque se ha prestado tan poca atención a la cuestión y porque no hay servicios que atiendan las necesidades psicológicas y físicas de las mujeres maltratadas. La opinión pública carece de educación a este respecto. Rosario cuenta la historia de su primera gran entrevista radial para ilustrar cuán poco han pensado la mayoría de los mexicanos sobre el tema. El programa tuvo líneas abiertas e invitó al público a unirse a la discusión. Las personas que llaman (en su mayoría hombres) argumentaron que lo que sucede entre una pareja es un asunto privado y no debe hacerse público ni estar sujeto a la interferencia de personas externas. De hecho, algunos insistieron en que el marido tenía el "derecho" de golpear a su esposa. En muchas áreas, beber agrava y disculpa aún más el problema. Además, tradicionalmente las mujeres no se han organizado. No tienen grupos de presión para corregir el maltrato físico y psicológico.

La estrategia

Rosario ha decidido trabajar en uno de los barrios más pobres de la Ciudad de México. En la primera fase de su trabajo, se concentra en sacar a la luz el problema a través de una campaña publicitaria localizada y una serie de eventos como tres espectáculos de todo el día en la comunidad, muy ayudados por la presencia de varios famosos. cantantes y actores que ofrecieron voluntariamente su tiempo. Estos eventos de todo el día tienen el objetivo de anunciar y preparar a los residentes del área para la próxima encuesta; entre presentaciones profesionales, habrá breves charlas sobre violencia doméstica y sketches sobre el tema. El siguiente paso es realizar la encuesta sobre violencia doméstica, que se utilizará como insumo para futuras labores educativas y de apoyo. La encuesta en sí está diseñada para estimular a las mujeres que participan a reflexionar sobre el tema no como un problema de "fracaso personal", sino como una "enfermedad" que afecta a millones de mujeres en todo el mundo. Luego de la encuesta, Rosario planea una serie de películas de mujeres. El objetivo del ciclo de películas es permitir que las mujeres interesadas se reúnan y hablen sobre violencia doméstica sin tener que reconocer que van a asistir a reuniones sobre violencia doméstica. Además de trabajar en este nivel local, Rosario está negociando con el gobierno de la Ciudad de México la creación de sus planes de apoyo a las mujeres maltratadas.