Arturo Caballero Barrón
MéxicoAshoka Fellow desde 1989

Arturo Caballero está introduciendo importantes innovaciones en la organización de uno de los sectores más atrasados de México: la industria pesquera. Trabajando en la Península de Yucatán con pescadores mayoritariamente analfabetos, los está guiando hacia su participación en la creación de una industria pesquera moderna. Este trabajo de Yucatán proporcionará un modelo para muchos otros grupos.

La persona

Originario de la Ciudad de México, Arturo estudió economía en la Universidad Nacional allí, apoyando sus estudios trabajando primero como asistente de biblioteca y luego como asistente administrativo en una empresa constructora. Después de la Universidad se fue a trabajar en las plantaciones de café del sur de México y Guatemala como administrador, y luego pasó a la banca internacional. En el Instituto Mexicano de Comercio Exterior creó un banco de información sobre comercio exterior que luego fue copiado por varios otros condados latinoamericanos. A lo largo de sus años en negocios privados y finanzas, también ha trabajado consistentemente para fortalecer la organización y el comercio del sector rural. En la década de 1970, estableció dos programas de exportación innovadores: envío de cacao a China y bananas de pequeños agricultores de Chiapas a Estados Unidos. Su capacidad para comprender y comunicarse con las comunidades rurales, además, fue severamente probada a mediados de los 70 cuando logró persuadir a un grupo de campesinos que habían invadido tierras para que se fueran pacíficamente, evitando así un inminente y probable desalojo violento por parte del ejército. El amor de Arturo por la península maya de Yucatán comenzó a fines de los 70 cuando fue designado delegado regional del Programa de Desarrollo Rural. Posteriormente se convirtió en coordinador regional de un programa de capacitación que se centró principalmente en el personal del municipio. Durante los últimos cinco años, sin embargo, Arturo se ha lanzado y se ha convertido en una figura clave en la renovación de la industria pesquera en Yucatán. Su amplia experiencia en el gobierno y las finanzas le permite aplicar un conjunto especial de habilidades no comunes en el sector voluntario privado en México.

La idea nueva

La industria pesquera en Yucatán, afirma Arturo, "es como un glifo maya". A primera vista parece impenetrable, incomprensible. Con el tiempo, se empieza a comprender cada parte y cómo cada una interactúa con la otra para formar un todo. Sin embargo, sigue siendo un misterio, incluso para los más conocedores del tema. Como dice Arturo, hay que trabajar para "desenredar la realidad". Arturo propone que para que las cooperativas pesqueras del estado de Yucatán se vuelvan dinámicas y viables, primero deben deshacerse de su enemigo común: la corrupción en todas sus múltiples máscaras y rostros. Esto no solo les dará una imagen más sólida de sí mismos y el consiguiente respeto de los demás, sino que también tendrá implicaciones prácticas que les permitirán, por ejemplo, obtener crédito con mayor facilidad. La lucha contra la corrupción es parte integral de la creación de fuertes vínculos de solidaridad tanto dentro como entre grupos. Entrenarlos en técnicas modernas de pesca es otro asunto. Aquí Arturo ha introducido una gran innovación al persuadir a la Escuela de Pesca del Ministerio de Pesca de que los pescadores analfabetos pueden capacitarse en la acción en lugar de en el aula y que pueden tomar exámenes orales en lugar de escritos. El Barco Escuela de Pesca (Barco Escuela) ha sido una gran historia de éxito, permitiendo a los pescadores costeros obtener sus diplomas de pesca de altura sin tener que sentarse en un aula. Finalmente, Arturo lidera un enfoque innovador para la inversión de capital en el sector pesquero. Ha negociado un acuerdo mediante el cual los pescadores recién capacitados de la escuela de botes y una importante empresa del sector privado entrarán en una empresa conjunta para explotar nuevas áreas de pesca frente a la costa de Yucatán. Con los créditos del gobierno y la inversión del sector privado esta es la primera vez que el sector pesquero privado y el social participan en pie de igualdad.

El problema

México tiene más de 11,500 kilómetros de costa y más de 300 especies de peces y mariscos. Sin embargo, el mexicano promedio consume solo tres kilos de pescado al año. En cierta medida, esto se debe a la tradición culinaria, pero en su mayor parte se debe a la escasa eficiencia de producción y distribución de la industria pesquera. Quizás más que cualquier otro sector, la industria pesquera ha estado plagada de corrupción a todos los niveles. Tanto los banqueros como los ciudadanos comunes tienen un rico repertorio de historias de negligencia, que van desde fraude bancario hasta la falta de pago de los créditos otorgados a las cooperativas de pesca y la venta privada de nuevos barcos provistos bajo esquemas de crédito oficiales. Otros dos problemas importantes afectan a la industria pesquera: la falta de capacitación para pescadores con poca educación, a menudo analfabetos, y la falta de inversión de capital. En su mayor parte, la pesca artesanal en México está dominada por pequeñas embarcaciones mar adentro. El cambio a embarcaciones de media mar más sofisticadas implica un mayor conocimiento de la técnica y una ausencia más prolongada de tierra. Además, estos cambios a menudo se topan con una resistencia cultural persistente. La falta de disponibilidad o el muy alto costo del crédito para los pequeños productores pesqueros es otra barrera importante para el cambio. Incluso cuando los pescadores se trasladan a barcos más sofisticados, es posible que tengan que comprometer prácticamente todas sus capturas a sus prestamistas. Es en este mundo complicado y problemático donde Arturo está introduciendo un conjunto de innovaciones que espera que mejoren la vida de los pescadores de Yucatán y, a su vez, proporcionen un modelo para otros estados.

La estrategia

El primer principio de Arturo es ser rigurosamente cauteloso al elegir los grupos con los que trabaja. Tiene mucho cuidado de no identificarse nunca con un grupo sospechoso de tratos turbios. Quiere que cada grupo con el que trabaja se convierta en un modelo a seguir. Una vez que los pescadores corruptos vean que vale la pena no ser corruptos, dice, "entonces empezarán a copiarnos. Pero primero tengo que demostrar el punto". Parte integral de su estrategia anticorrupción es fortalecer el sentido de importancia colectiva de los pescadores. Por tanto, todas las decisiones se toman y se discuten en asambleas; todos son conscientes de sus responsabilidades dentro del grupo y están llamados a comentar públicamente y justificar sus acciones. La segunda etapa de la estrategia es educativa, no solo en la capacitación formal recibida en la escuela de botes, sino también a pedido de los propios pescadores, a través de clases de alfabetización. Con el aumento de la autoestima y la participación social surge el deseo de nuevos conocimientos de nuevas habilidades que permitan una participación aún mayor. La tercera etapa de la estrategia de Arturo es aumentar la productividad de sus pescadores y ayudarlos a comercializar más de sus productos de manera más rentable. Arturo ya atrajo la financiación y construyó una planta de fileteado y congelación. Ahora está iniciando un nuevo emprendimiento cooperativo entre el sector pesquero privado y social en Yucatán con igual participación y beneficio para ambas partes. Algunas de las ideas de Arturo comienzan a extenderse más allá de Yucatán. Ahora está asesorando a las cooperativas de pesca en el estado norteño de Tamaulipas en el establecimiento de una escuela de botes.